LIBRE

343“Cuando salí para ser libre,supe que si no dejaba atrás toda  la ira, el odio y la amargura,seguiría encarcelado”, ( Nelson Mandela).

Cada emoción deja una huella en el cuerpo.Cuando sientes ira, odio, resentimiento hacia otra persona, quien padece los efectos de esas emociones negativas en el cuerpo, eres tú.

Una de las emociones más intensas que podemos experimentar es la de  la ira.Para expresarla constructivamente es necesario saber gestionarla. Para ello hemos de saber qué es lo que la causa y desde ahí trazar estrategias para comprenderla y reducirla.

Una forma de llevarlo a cabo es practicando la asertividad. Esto significa poder expresar los sentimientos sin herir a los demás ni a nosotros mismos.

Otra manera es usar afirmaciones de perdón.No hace falta llegar a expresarlo de forma verbal, basta con que nos lo representemos mentalmente.Podemos imaginar a la persona o grupo de personas con las que nos sintamos enfadados y decirnos mentalmente..”te perdono de corazón , desde lo más profundo de mi ser y siento paz por ello”.

Si queremos calmar el cuerpo, podemos practicar series de respiraciones suaves.Primero tomaremos aire contando hasta tres y luego lo expulsaremos  en cuatro  tiempos y así sucesivamente, aumentando un número más en cada serie durante unos minutos.

¿ Y por qué tendríamos que hacer todo esto?, para ser libres, como decía ,Nelson Mandela. Para no permitir que nuestras emociones nos “secuestren”, decidan por nosotros.Y es que no somos marionetas.Podemos decir cómo queremos expresar lo que sentimos.Podemos elegir formas de hacerlo que no dañen a los demás.

Cuando vemos en las noticias que padres que acompañan a sus hijos en los partidos de futbol, se comportan como salvajes, dando un espectáculo bochornoso y lo que es peor enseñando lo que JAMAS deberían de aprender unos hijos de sus referentes morales; es cuando ésta sociedad más debe de reflexionar sobre el a dónde vamos y cómo vamos.

Tener claro qué es lo que queremos transmitir y con qué herramientas lo vamos a llevar a cabo, constituyen el punto de partida desde el que arrancar en nuestra tarea de ser padres y educar “educando-nos” .

Como decía Elizabeth Kubler -Ross,”existen solo dos emociones básicas; el miedo y el amor.Todas las emociones negativas nacen del miedo y todas las positivas del amor.Del miedo nace la rabia, el odio, la ansiedad y la culpa.Del amor fluye la felicidad, la paz y la alegría.No podemos sentir las dos a la vez.Son opuestas.Si sentimos miedo no nos encontramos en un lugar de amor.Cuando estamos en un lugar de amor no podemos sentir miedo”. 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Mi “pequeño” adolescente

Me dije a mi misma que  no lo haría. Y resulta que ando  detrás de mi hijo adolescente de un lado para otro como mi madre…..¿ Has merendado?, ¿qué te pasa, te encuentras bien?… estás adelgazando…te ocurre algo y no me lo dices….¿ por qué no me hablas?…y así me veo un día y otro…¡ Vaya!.Con razón me decían ..-¡ ya te acordarás de mi cuando tengas hijos!.Lo que me molesta no es esto, no.Tal vez lo peor sea que de repente, te encuentras en una tierra de nadie.Donde la incertidumbre campa por sus fueros.Un día te contestan de una manera desaraida, otra no te escuchan y así una y otra vez.

Paciencia!.Esto es un tiempecito.Debemos de conocer las características de la etapa por la que están pasando.El comportamiento de los adolescentes es un constante grito de autoafirmación dentro de la familia.Necesitan modelar su carácter y por ello es vital que se equivoquen y que además se lo “permitamos”.Nuestro hiperproteccionismo, lo único que consigue es que no se desarrollen en toda su amplitud.Es una tarea difícil…encontrar el punto medio….Pero no debemos de olvidar que al igual que sus músculos se ejercitan con el ejercicio, ellos solo se desarrollarán si encuentran resistencia.

-¡Déjalos que se equivoquen!

-¡Déjalos que se hagan fuertes en la adversidad!.

Nuestros hijos necesitan de nuestra orientación pero no de sermones y rollos soporíferos.Es más, ni siquiera, ésta, debe notarse porque cuanto más se lo repitamos más se alejarán del mensaje que pretendemos trasmitir.Es lógico.Esa rebeldía les ayuda a posicionarse en su nueva faceta.Han dejado de ser niños y necesitan psicológicamente reafirmarse en su nueva etapa.

Si queremos que nos escuchen debemos de ganarnos su confianza, porque ésta es algo que no se impone.

Nuestros hijos han de SENTIR :

1.-Que somos coherentes.Lo que decimos y hacemos debe estar en consonancia.

2.- Que nos importan sus cosas.Ellos y su mundo son valiosos para nosotros.

3.- Que estamos disponibles.Mi TIEMPO es su felicidad.

4.-Que puedo rectificar y pedir perdón si me he equivocado.La HUMILDAD es un valor.

5.- Que NO los calificamos por una nota , un comportamiento, o los errores que hayan podido cometer.ESO no define JAMAS quién es.

6.-Que nuestro AMOR es incondicional.No está sujeto a resultados académicos,ni a éxitos o logros obtenidos.Nuestro AMOR no decae con el tiempo.Es imperecedero.

La felicidad de nuestros hijos y su correcto desarrollo, crearán el adulto del futuro.

Y al igual que ocurre con la relación de pareja.Aquella en la que tenemos que esforzarnos por darnos al otro todos los días, para que funcione…con nuestros hijos pasa lo mismo.Es una relación que debemos cuidar.¡Todos vamos en el mismo barco!

056

 

 

 

NO SOMOS PADRES PERFECTOS

Ser padres es una tarea apasionante. Sin embargo, muchas veces nos sentimos agobiados y confusos, porque pensamos que nos llegamos al top ideal . La vida diaria con sus horarios intensivos de trabajo,nuestros problemas personales , en muchas ocasiones, hacen que cuando regresamos a casa, nos desconectemos de todo ,incluso de nuestros hijos.

Nuestra mente viaja casi el todo el día a lomos de pensamientos rumiantes, esos que van y vienen insistentemente. A veces, esas ideas nos llevan a tiempos pasados o futuros que no tienen nada que ver con el momento en el que estamos. Con el instante actual.

Nuestros hijos, no son ajenos a estos “escapismos” mentales. Una de las mejores cosas que podemos hacer por ellos, es darles nuestra presencia. No solo la física, sino aquella que tiene que ver con el reconocimiento de su ser, de su alma. Nuestros hijos de esta manera se siente validados.Se sienten amados. Perciben a sus padres en  unión casi mística. Ello ocurre cuando el centro de atención y de reconocimiento son ellos mismos.

Pero para llegar a éste estado, es necesario que previamente,nosotros mismos hallamos reconocido nuestras fracturas emocionales. Es necesario que sintonicemos con nuestro niño interior. Aquel que sigue vivo dentro de nosotros, formado por las emociones que experimentamos en nuestra primera infancia y que determinaron en buena parte , aunque no de forma definitiva, el adulto que soy ahora. Escuchando el eco de su voz resonando en nuestro interior, podremos desde ese lugar percibir a nuestro hijo. En toda su esencia.

La presencia, la empatía, la resiliencia, son cualidades que podemos transmitir a nuestros hijos. Son mecanismos de regulación de la mente que les ayudarán a gestionar su conducta y por ende su mundo emocional. No existe un legado mejor.

No es fácil, lo sé. Nunca seremos los padres prefectos. Es necesario olvidarnos de unas metas que resultan angustiosas y frustrantes. De lo que sí somos responsables es de entender que educamos como nos educaron, que escuchando a nuestro niño interior, comenzamos a sanar viejas heridas que nos condicionan en nuestra vida adulta. Que como progenitores podemos intentar hacer lo mejor que podamos cada día.

Cuando llegues a casa, cansado del día que has tenido, abrumado por los problemas de cualquier tipo que amenazan tu paz . Tómate unos minutos para ti mismo. Colócate en un lugar donde sepas que nadie puede interrumpirte. Siéntate cómodamente y respira. Lleva la atención a tu respiración. A como el aire entra por la nariz, baja por la garganta y llega hasta tu barriga. Siente como ésta se hincha. A continuación exhala despacio , observando solo este movimiento. Deja que los pensamientos se vayan como las nubes se alejan en el cielo azul. Practica la atención plena. Realiza esta ejercicio durante varios minutos,cada día .

395
Vero Coach

  Y recuerda que cuando observamos con amor y compasión a nuestro niño interior, estamos en el camino de entender y amar en plenitud a nuestros hijos

LA IMBECILIDAD COMO FORMA DE VIDA

Hola!.

El otro día estuve leyendo un post muy simpático que publicó en su muro de facebook mi amigo, Luis de la Efe.Reflejaba a la perfección cómo me siento ultimamente.Con su permiso ,el del autor y el vuestro, voy a reproducir algún fragmento…o todo

0_dsc7868-1280

¿Por qué sigues siendo un imbécil a pesar de la meditación?

No te ofendas.Si te molesta la palabra “imbécil” puedes reemplazarla por “persona cuya identidad gravita alrededor de un sistema neurótico de creencias llamado ego.”

La mayor decepción de nosotros los meditadores modernos es continuar siendo imbéciles a pesar de la práctica de meditación. El nirvana, la trascendencia del ego, la disolución de los miedos, la siempre presente no-dualidad. Todos los productos que te vendieron en el brochure de la meditación tal vez sólo los acariciaste por breves momentos para luego volver al terrenal mundo de tus deseos y traumas.

La meditación no es inservible. Si no fuera por ella yo no estaría escribiendo esto y no sería consciente de que un gobierno clandestino comanda mis acciones el 99% de mi vida. A pesar de eso, conviene preguntarnos porqué seguimos gravitando al compás de las mismas acciones y creencias. ¿Por qué seguimos siendo terrenales? ¿Por qué sigues siendo un imbécil a pesar de la meditación?

  1. Porque reconocer que eres un imbécil es el primer signo de que la meditación funciona: El imbécil por lo general es el otro. Gracias a la meditación llegas a darte cuenta de que el imbécil eres tú y que la imbecilidad del mundo es un reflejo de tu propia imbecilidad.
  2. Porque el ego contraataca: El ego interpreta cualquier signo de lucidez como una amenaza a su existencia. Contrarresta fuertemente con una sofisticada ofensiva que te devuelve a tu estado tradicional de imbecilidad.
  3. Porque no te urge dejar de ser imbécil: Consentido por los placeres de la modernidad, te conformas con limosnas de felicidad pasajera basadas en seguridades ilusorias. Reversar décadas de imbecilidad requiere algo más que meditar 30 minutos diarios, pero tu nivel de sufrimiento no es lo suficientemente fuerte como para que te urja trascender.
  4. Porque meditar es sumergirse en tu imbecilidad: Contrario a la creencia popular, la meditación es mirarte al espejo y contemplar tu ego lo más cerca posible, no alejarse de él. Este descenso a los confines de tu fantasía personal traerá consigo la irresistible tentación de enamorarte más de ella…
  5. Porque confundes el fin con el medio: La meditación no es una pastilla que te quita el dolor de cabeza. Es un examen a tu psique para entender lo que provoca el dolor. Mirarla como “pastilla” no acelerará su efecto.
  6. Porque sigues rodeado de imbéciles: Me refiero a personas que no saben que son imbéciles. La ignorancia se contagia. Para perpetuar tu consciencia de ella has de relacionarte más con otras personas que también han descubierto su imbecilidad.
  7. Porque le das cualidades milagrosas a la meditación: En realidad no eres tan imbécil, lo que pasa es que piensas que si meditas mucho vas a tirarte pedos con olor a incienso. ¡No! Un estado meditativo se usa cuando vas al supermercado, cuando te peleas con tu pareja, cuando tienes problemas en la oficina. Meditar es ejercitar el arte de poner atención, no es una píldora milagrosa para tele-transportarte instantáneamente al samadhi.

No subestimes los efectos de largo plazo de la meditación, no te detengas, no medites para iluminarte, medita para ser un mejor imbécil. Un imbécil consciente de su imbecilidad. Ese es el primer paso para el fascinante viaje hacia la trascendencia.

Como dice una muy apreciada amiga del grupo de Facebook: “Sigo siendo imbécil pero voy más relajada”

Alejandro Cervantes en Facebook

¿ VOLVERIAS A EMPEZAR DE NUEVO ?

Esta tarde, volviendo del colegio, me preguntaba mi hijo, si me gustaría volver a tener 20 años. Sin pensármelo dos veces le dije que no. Él se sorprendió bastante.-¡pero si normalmente la gente de tu edad quiere volver a ser joven!. Estallé en una carcajada. Mi adolescente retoño me acababa de llamar vieja, sin darse cuenta.

Estuve reflexionando un buen rato. No porque dudase de la respuesta dada, si no, de lo segura que estaba de ello.

Y por un momento, sentí el peso de los años vividos, dentro de mi. No, no quisiera volver a comenzar. Estoy conforme con lo que he obtenido hasta el momento.  También con los errores y fallos cometidos. Lo acepto todo. LLegar aquí, cuesta. Entender quién eres, cómo sientes y qué es lo que quieres, es un todo un proceso lleno de baches en el camino. Aquellas personas que lo han tenido más claro, les doy mi sincera enhorabuena. A mi me ha llevado un tiempito.

Meditando sobre ello, sentada en el sofá de mi casa, con la mirada absorta , intentando buscar motivos, aunque solo fuese uno que me hicieran desear volver atrás en la vida,no conseguí, hallar ninguno.

Recordé a mi abuelo.Un domingo de aquellos, en que lo visitaba.Sentada a su alrededor enfrente a la mesa camilla.Yo tenía 19 años.Me decía…- aprovecha todo lo que puedas la vida,hijita, ¡todo!.Yo daría lo que fuese por estar en tu lugar.Ahora mismo lo haría, ahora mismo…

Aquellas palabras regreson a mi mente, esta tarde plomiza y gris de Noviembre.-Tal vez, cuando tenga, si llego, 70 años, opine de la misma manera!. Seguramente, el motivo de no anhelar disponer de veinte años más de vida, se deba a que aún me veo joven y con ganas de hacer cosas….no sé, pensaba.Casi me siento culpable por no desearlo.

Después de un rato deambulando por mis pensamientos; me di cuenta de que no había nada en mi pasado que fuese mejor de lo que tenía ahora.Y que volver a comenzar sería a cambio de pagar un precio.Tendría que volver a escribir la historia,con otros actores,con otras vivencias.Eso supondría que mi hijo,no se encontraría conmigo, a mi lado.La idea se me antojó horrible.

En ese momento, pude entender, que ni 20 años, ni 30, ni volver a nacer, podrían compensar el hecho de ser madre.

Así que debo de agradecerle a la vida el regalo tan inmenso que me ha hecho.Ciertamente ha colmado mi existencia.13

Por cierto!, pensar en todo ello, me ha provocado una sensación de satisfacción inusitada que quería compartir con vosotros.Es bueno de vez en cuando, sentarse en la “mecedora” y hacer balance.Tomamos consciencia de cosas que de otra manera, tal vez no llegaríamos a reparar  en ellas.

Y tú, ¿volverías a empezar de nuevo ?

 

 

 

 

 

 

 

¿PUEDES ENTENDERLO?

“Al cumplir los 40, las mujeres sienten que pisan fuerte, transmiten seguridad en sí mismas y generalmente han alcanzado una estabilidad emocional y personal importante”, confirma Olga Córdoba, psiquiatra, psicoterapeuta y profesora del Máster de Terapia de Familia de la Universidad Pontificia de Comillas.

De hecho,ahora es cuando nos sentimos más realizadas. Mucho más que en décadas anteriores, años en los que se  ha quemado el tiempo entre fiestas, una carrera laboral exigente, parejas sucesivas o un matrimonio con hijos que, quizá, amenaza con terminar. Es ahora, a los 40, cuando la mujer apuesta por cuidarse mucho más, por el ejercicio, una dieta sana, el yoga, la cosmética experta y los tratamientos estéticos más leves. “Lo principal para llegar a esta edad con un buen físico es aprender a quererte. A aceptarte tal y como eres”, ha confesado recientemente Inés Sastre.

Se confabulan muchos factores, como vemos, a la hora de explicar esta inédita atracción por las mujeres de 40. Y no puede faltar, como sustento añadido de toda esa renovada seguridad, la estabilidad económica de una carrera laboral que, en este momento, se consolida. Sin embargo, es otra cosa lo que hace irresistible a las cuarentañeras que enfilan decididamente la senda del poder (ahora es cuando llegan los ascensos importantes) o deciden reinventarse por fin seguras de cómo quieren llevar su vida.Fuente:(El Mundo).cazadora6.jpg

Un allure invisible que, probablemente, proviene de saber quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. De saber con quién y con quién no queremos estar.

Así que en esta etapa, cuando aparece ante mi, el hombre que cree que todo me lo puede dar; yo le pregunto:

¿ Puedes entender y “tolerar”, que yo sea lo primero de mi vida?.

¿Comprendes que quiero de ti, a un hombre independiente  no a un niño esperando  en casa a  una”mamá” que procure colmar todas sus necesidades ?.

¿Puedes asumir como hombre maduro que eres lo que implica la palabra compromiso?Esa palabra, que no ahoga ni aprieta, porque es futo del consenso común, de objetivos prioritarios, de estabilidad vital, de comprensión y apoyo muto, de sinceridad , seguridad,fidelidad…esa palabra que implica un pacto libre entre dos personas para crear un universo mejor, más abundante y  feliz.

-¿Entiendes que todo aquello que nos demos, ha de ser recíproco, sin que una de las partes se recueste sobre el otro a descansar,que en eso radica el respeto;el que nos merecemos los dos como personas dignas de ser amadas?

Cuando ese hombre me mira perplejo, resoplando entre dientes y me contesta,-“eso no existe.No encontrarás a nadie que te lo de”.Yo le replico:

Sí existe.Soy yo.

Exijo solo lo que doy y YA no me conformo con menos.

 

 

 

 

 

EN EL AULA NO SE APRENDE SE ENTIENDE.

La red neuronal es la base de todo el conocimiento y de toda la memoria. Se forman a lo largo de la vida con la experiencia por el establecimiento de conexiones. El truco para adquirir una buena memoria es el ejercicio del cerebro
 
Joaquim Fuster, doctor en filosofía y medicina, actualmente es profesor distinguido de neurociencia cognitiva de la Universidad de California.
105
¿ CÓMO CONVENCEMOS AL CEREBRO DE QUÉ LA INFORMACION ES IMPORTANTE?
1.- LLAMANDO LA ATENCION
Haciendo llamativa la información. Cuando enseñamos algo, es necesario llamar constantemente la atención del alumno. Con preguntas, medios audiovisuales. Pero para que el cerebro aprenda, necesita motivación y atención. La motivación la encuentra el alumno, de una manera relevante en la pasión que el docente transmite en el áula. Entonces se da cuenta de que es importante aquello que le están explicando y pone atención.
2.-JUGANDO
Hay que involucrar al cuerpo. Jugar, saltar, moverse. Se fija mejor con el movimiento. Se ha demostrado en muchos ensayos clínicos que los estudiantes que practicaban algún deporte  tenían mejores resultados académicos.No estamos diseñados para estar más de una hora sentados, es nuestra herencia primate.
Según estudios sobre la atención sostenida:
-en el Jardín de Infancia , la atención sostenida dura de 5 a 8 minutos.
-en la etapa Junior, ( de primero a sexto grado) de 8 a 12 minutos.
-en Midel , ( de 7 grado a 1 y 2 año) , de 12 a 15 minutos.
-en Senior,( de 3 a 5 año) de 12 a 15 minutos.
-en Grado( Universidad) de 15 a 18 minutos.
3.-REPITIENDO

Pero no solo así. Hay que promover que sea el alumno el que explique las cosas. El texto es mejor repartirlo e varias sesiones. Y abordarlo desde diferentes enfoques. Imágenes, audio….En el colegio se usa mucho la memoria intermedia. Ello implica que al día siguiente no recuerden muy bien lo que se explicó el anterior. Por eso hay que volver siempre sobre conceptos ya estudiados y sobre todo hacerlo de forma práctica.

4.- ESCRIBIENDO

Está demostrado que aquello que hacemos con las manos se fija mejor en el cerebro. Ello hace que se grabe mejor en nuestra mememoria a largo plazo. En el aula no se aprende se entiende. Por ello hay que animarles a que tomen apuntes.Esas notas constituyen verdaderos ejercicios de abstracción. Hay que enseñarles a subrayar, a realizar gráficos a tomar notas .Utilizar colores…aquello que nos impacta,lo recordamos mejor.

5.- CONOCER LA UTILIDAD DE LO APRENDIDO.

Al cerebro le interesa lo útil. Aprendemos activamente solo aquello que nos puede servir para el futuro.El alumno, debe de saber digerir lo explicado. LLevar a cabo debates,discutir experimentar con la información. Nada que ha sido fundamental en la evolución de nuestra especie, ha sido grabado porque otros nos lo hayan dicho, sino porque lo hemos experimentado.

6.- ENSEÑAR A ENSEÑAR

Cuando más aprendemos , es cuando tenemos que enseñar a otros. Según la pirámide de aprendizaje de Edgar Dale;  de esta manera,se puede llegar hasta el 90% de la capacidad del aprendizaje puro.

7.- TRABAJAR EN GRUPO

Es la clave de la inteligencia  social para el desarrollo pleno de la educación.Las habilidades aprendidas se refuerzan, si se trasladan a competencias prosociales.

 

Resultado de imagen de el cono del aprendizaje de edgar