Mi “pequeño” adolescente

Me dije a mi misma que  no lo haría. Y resulta que ando  detrás de mi hijo adolescente de un lado para otro como mi madre…..¿ Has merendado?, ¿qué te pasa, te encuentras bien?… estás adelgazando…te ocurre algo y no me lo dices….¿ por qué no me hablas?…y así me veo un día y otro…¡ Vaya!.Con razón me decían ..-¡ ya te acordarás de mi cuando tengas hijos!.Lo que me molesta no es esto, no.Tal vez lo peor sea que de repente, te encuentras en una tierra de nadie.Donde la incertidumbre campa por sus fueros.Un día te contestan de una manera desaraida, otra no te escuchan y así una y otra vez.

Paciencia!.Esto es un tiempecito.Debemos de conocer las características de la etapa por la que están pasando.El comportamiento de los adolescentes es un constante grito de autoafirmación dentro de la familia.Necesitan modelar su carácter y por ello es vital que se equivoquen y que además se lo “permitamos”.Nuestro hiperproteccionismo, lo único que consigue es que no se desarrollen en toda su amplitud.Es una tarea difícil…encontrar el punto medio….Pero no debemos de olvidar que al igual que sus músculos se ejercitan con el ejercicio, ellos solo se desarrollarán si encuentran resistencia.

-¡Déjalos que se equivoquen!

-¡Déjalos que se hagan fuertes en la adversidad!.

Nuestros hijos necesitan de nuestra orientación pero no de sermones y rollos soporíferos.Es más, ni siquiera, ésta, debe notarse porque cuanto más se lo repitamos más se alejarán del mensaje que pretendemos trasmitir.Es lógico.Esa rebeldía les ayuda a posicionarse en su nueva faceta.Han dejado de ser niños y necesitan psicológicamente reafirmarse en su nueva etapa.

Si queremos que nos escuchen debemos de ganarnos su confianza, porque ésta es algo que no se impone.

Nuestros hijos han de SENTIR :

1.-Que somos coherentes.Lo que decimos y hacemos debe estar en consonancia.

2.- Que nos importan sus cosas.Ellos y su mundo son valiosos para nosotros.

3.- Que estamos disponibles.Mi TIEMPO es su felicidad.

4.-Que puedo rectificar y pedir perdón si me he equivocado.La HUMILDAD es un valor.

5.- Que NO los calificamos por una nota , un comportamiento, o los errores que hayan podido cometer.ESO no define JAMAS quién es.

6.-Que nuestro AMOR es incondicional.No está sujeto a resultados académicos,ni a éxitos o logros obtenidos.Nuestro AMOR no decae con el tiempo.Es imperecedero.

La felicidad de nuestros hijos y su correcto desarrollo, crearán el adulto del futuro.

Y al igual que ocurre con la relación de pareja.Aquella en la que tenemos que esforzarnos por darnos al otro todos los días, para que funcione…con nuestros hijos pasa lo mismo.Es una relación que debemos cuidar.¡Todos vamos en el mismo barco!

056

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s